Cuente el siguiente relato a los niños de la Primaria para ilustrar como el el profeta viviente guía a la Iglesia bajo la dirección de Jesucristo.

El profeta viviente guía a la Iglesia bajo la dirección de Jesucristo

Cuente el siguiente relato a los niños de la Primaria para ilustrar como el el profeta viviente guía a la Iglesia bajo la dirección de Jesucristo.

Cuando George Albert Smith (1870–1951) era Presidente de la Iglesia, enseñó a los miembros de ella a donar trabajo, alimentos, ropa y dar de comer a los demás. Tras la Segunda Guerra Mundial, los habitantes de Europa se morían de hambre, por lo que el presidente Smith fue a ver al presidente de los Estados Unidos a fin de pedirle ayuda para enviar comida y ropa a esa gente. Debido a que los miembros de la Iglesia habían producido alimentos y habían donado ropa bajo el programa de bienestar, la Iglesia tenía suficiente para ayudar a los necesitados. El gobierno de los Estados Unidos estuvo de acuerdo en enviar comida y ropa, lo cual ayudó a mucha gente de Europa.

Los miembros de la Iglesia siguieron al profeta, y de buena gana donaron trabajo, comida y ropa. Cuando llegó el tiempo de gran necesidad, la Iglesia estuvo preparada para ayudar. Muchas personas de Europa fueron bendecidas porque los miembros de la Iglesia siguieron al profeta.

Muestre una lámina del profeta viviente. Pida a varios niños que se turnen para dirigir la Primaria en una acción sencilla, tal como brincar o aplaudir. Señale la lámina del profeta y explique que él es el Presidente de la Iglesia y que debemos hacer lo que nos pide. Pregunte: “¿A quién sigue el profeta?”. Muestre una lámina de Jesucristo y explique que el profeta obra bajo Su dirección.

Somos bendecidos por tener un profeta viviente; nuestro profeta nos enseña a vestir de forma modesta, a leer, a ver y a escuchar únicamente las cosas que le son agradables a nuestro Padre Celestial. Cuando hacemos esas cosas, somos protegidos de las muchas cosas malas del mundo. Nuestro profeta nos enseña a ser amigables y bondadosos con todos. Jesús nos dice que cuando somos buenos y servimos a los demás, lo estamos sirviendo a Él. El profeta nos alienta a leer las Escrituras, porque en ellas aprendemos acerca de nuestro Padre Celestial y de Jesús. Aprendemos que si guardamos los mandamientos, seremos bendecidos. El profeta nos enseña lo que nuestro Padre Celestial desea que hagamos. Si seguimos al profeta, nuestro Padre Celestial nos bendecirá.

Sobre Conexión SUD

Cumplir con nuestro llamamiento sin descuidar nuestras otras miles de obligaciones es posible! Soy Rocio, mamá, diseñadora y blogger SUD. Bienvenidos a Conexión SUD!

Lo que sí encontrarás, serán muchas otras ideas para magnificar tu llamamiento!

primera presidencia profeta presidente nelson revelacion apostoles organizacion

“Te damos, Señor, nuestras gracias” H 10

Ideas y ayudas visuales para enseñar en el Tiempo de Música de la Primaria “Te damos, Señor, nuestras gracias” H 10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.