Programa Sacramental de Navidad 2023 - ConexionSUD

Programa Sacramental de Navidad 2023

Este es un Programa Sacramental de Navidad que cuenta con algunos pequeños mensajes y varios números musicales. Si en sus barrios nunca lo hicieron, es muy parecido a Música y Palabras de Inspiración de la Conferencia General. Recuerden que deben seguir las normas de la Reunión Sacramental de la minuta y este programa inicia luego de la Santa Cena. No pueden usarse disfraces, ni ayudas visuales.


En la página oficial de la Iglesia dice:

¿Se permiten los programas musicales en la reunión sacramental para la Pascua de Resurrección, Navidad, etc.?

A medida que los obispados y los coordinadores de música de barrio planifiquen la música para la adoración, pueden trabajar con otros líderes de barrio, tales como directores de coro y presidencias de la Primaria, para planificar reuniones ocasionales que tengan más música que un servicio de adoración normal. Aunque los “programas musicales” ya no se tratan en el Manual General, estas secciones deberían proporcionar guía para tales ocasiones:

  • “Planificar la música para las reuniones de la Iglesia”, 19.3.1
  • “La música en la reunión sacramental”, 19.3.2

Pueden leer este hermoso mensaje que salió en una Liahona de como la Reunión Sacramental de Navidad reconfortó el alma de una hermana que estaba pasando por pruebas.


Programa Sacramental de Navidad 2023

Relator 1: ¿Por qué produce tanto gozo el nacimiento de un bebé? Quizás sea porque un nuevo bebé puede ser un símbolo de esperanza. Hay algo en esa nueva vida llena de posibilidades que nos invita a meditar en lo que la vida puede tener para ofrecerle a ese niño y en las cosas maravillosas que él o ella logrará. Esto nunca ha sido más cierto que cuando nació el hijo de Dios, Jesucristo. Nunca se depositó más esperanza en un niño ni nunca hubo alguien que naciera con tantas promesas.

El élder Craig C. Christensen dijo: “La Navidad inspira sentimientos de ternura, gozo y amor, y, como cualquier padre o madre puede confirmar, hay sentimientos semejantes que comúnmente acompañan el nacimiento de cada recién nacido. Por supuesto que el nacimiento de Cristo fue diferente a cualquier otro. Los preciados detalles —el viaje a Belén, el mesón abarrotado de gente, el humilde pesebre, la estrella nueva y los ángeles ministrantes— hacen del relato de Su nacimiento algo extraordinario. Sin embargo, el relato del nacimiento del Salvador representa solo una parte de por qué sentimos el Espíritu durante la época navideña. La Navidad no es solo la celebración de cómo vino Jesús al mundo, sino también del conocimiento de quién es Él —nuestro Señor y Salvador Jesucristo— y de por qué vino”.

Relator 2:

1 Y aconteció en aquellos días que salió un edicto de parte de Augusto César, que toda ala tierra fuese bempadronada.

2 Este primer empadronamiento se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria.

3 E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad.

4 Entonces subió José de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama aBelén, por cuanto era de la casa y familia de David,

5 para ser empadronado con María, su mujer, adesposada con él, la que estaba encinta.

Relator 1: La oscuridad avanzó suavemente sobre las verdes laderas cerca de Belén; era primavera, la estación en la que nacían los nuevos corderos. Los atareados pastores revisaban un cordero tras otro antes de prepararse para dormir.

Belén también estaba ajetreada; muchos viajeros habían ido al pueblo porque el emperador romano había decretado que todos debían ir a la ciudad de sus antepasados para ser empadronados. Dos de los viajeros, José y su esposa María, tenían que encontrar un lugar para pasar la noche.

Relator 2:

6 Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días en que ella había de dar a luz.

7 Y dio a luz a su hijo aprimogénito, y lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en bel mesón.

Relator 1: Por fin José y María encontraron refugio en un establo, donde guardaban los animales. El bebé de María nació en ese humilde establo; el bebé era el Hijo de Dios, el Salvador del mundo.

María envolvió a su bebé en pañales limpios y le hizo una camita con el heno suave y limpio del pesebre. José sabía que ese bebé era el Hijo del Padre Celestial y llamó al bebé Jesús, tal y como el ángel le había dicho anteriormente.

Relator 2: 

8 Y había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre sus rebaños.

9 Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor.

10 Pero el ángel les dijo: No temáis, porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que serán para todo el pueblo:

11 que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un aSalvador, que es CRISTO el Señor.

12 Y esto os servirá de aseñal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.

13 Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios y decían:

14 ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra apaz, buena voluntad para con los hombres!

15 Y aconteció que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron los unos a los otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido y que el Señor nos ha manifestado.

16 Y vinieron deprisa y hallaron a María, y a José, y al niño acostado en el pesebre.

17 Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño.

18 Y todos los que oyeron se maravillaron de lo que los pastores les decían.

19 Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.

20 Y los pastores se volvieron, glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho.

Relator 1: ¡Los ángeles del cielo se regocijaron! Las promesas de los profetas se habían cumplido. Jehová, que ahora se llamaba Jesús, había nacido en la tierra. Una nueva estrella brillaba en los cielos para anunciar las buenas nuevas.

Relator 2: Un ángel se apareció a los pastores en una ladera, y una luz brillante iluminó los alrededores. Los pastores nunca habían visto algo semejante y estaban muy asustados.

“No temáis”, dijo el ángel, “porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que serán para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor. Y esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre”.

Repentinamente, hubo ángeles que dijeron a los pastores: “¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!”

Cuando los ángeles se fueron, los asombrados pastores se apresuraron a ir Belén, donde encontraron al bebé Jesús acostado en el pesebre. Mientras los pastores volvían a donde estaban sus ovejas, alababan a Dios y contaban a otras personas todo lo que habían visto.

Relator 1: Cuando el ángel invitó a los pastores a que buscaran al recién nacido en un pesebre, también les dio un mensaje acerca del niño. Era un mensaje de paz: que este bebé había venido a la tierra para cumplir con una sagrada misión. Los pastores “dieron a conocer lo que se les había dicho […], [y] todos los que oyeron se maravillaron de lo que los pastores les decían. Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón” (Lucas 2:17–19). Podría ser una buena idea seguir el ejemplo de María esta Navidad y que meditemos en nuestro corazón lo que hemos aprendido acerca del Salvador este año. Luego podríamos sentirnos inspirados a seguir el ejemplo de los pastores: ¿cómo “d[aremos] a conocer” lo que Jesucristo ha hecho por nosotros?

Relator 2: Si bien en la historia del nacimiento de Cristo abundan los acontecimientos milagrosos, Su nacimiento solo sería uno más si no fuese por la gran obra que Él realizó luego en Su vida. Tal como lo expresó el presidente Gordon B. Hinckley: “… El niño Jesús de Belén sería como cualquier otro niño si no fuera por el Cristo redentor de Getsemaní y del Calvario, y por la triunfante realidad de la Resurrección”

Relator 1: En el Cristo Viviente: EL TESTIMONIO DE LOS APÓSTOLES leemos: “Al conmemorar el nacimiento de Jesucristo hace dos milenios, manifestamos nuestro testimonio de la realidad de Su vida incomparable y de la virtud infinita de Su gran sacrificio expiatorio. Ninguna otra persona ha ejercido una influencia tan profunda sobre todos los que han vivido y los que aún vivirán sobre la tierra.”

“Testificamos solemnemente que Su vida, que es fundamental para toda la historia de la humanidad, no comenzó en Belén ni concluyó en el Calvario. Él fue el Primogénito del Padre, el Hijo Unigénito en la carne, el Redentor del mundo”.

Mensaje del Obispo

Programa Sacramental de Navidad 2023

Sobre Conexión SUD

Cumplir con nuestro llamamiento sin descuidar nuestras otras miles de obligaciones es posible! Soy Rocio, mamá, diseñadora y blogger SUD. Bienvenidos a Conexión SUD!

Lo que sí encontrarás, serán muchas otras ideas para magnificar tu llamamiento!

maria jose navidad natividad

Programa de Navidad: Las mujeres que conocieron a Jesucristo

Este programa de Navidad es especial porque está pensado especialmente para las hermanas de la Sociedad de Socorro. Mediante el testimonio de mujeres que vivieron en la época de Jesús podemos conocer más de Él. Hay una selección de himnos para tocar de fondo a medida que las hermanas leen sus partes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.