Inicio | Primaria | El albedrío es el don de escoger por mí mismo.

El albedrío es el don de escoger por mí mismo.

. Lleve varios objetos de entre los cuales los niños puedan escoger. Por ejemplo, podría llevar dos tipos diferentes de fruta, un lápiz y un bolígrafo, o dos tipos diferentes de zapatos. Pida a varios niños que elijan de entre los objetos. Explique que la capacidad de escoger es un don que se llama “albedrío” y que somos libres de escoger, pero que cada decisión tiene una consecuencia.
. Diga a los niños que cuando éramos espíritus en la vida premortal, utilizamos nuestro albedrío para tomar una buena decisión; todos escogimos seguir el plan de nuestro Padre Celestial. Pida a alguien que lea2 Nefi 2:27. Analicen lo que el pasaje de las Escrituras dice acerca de las consecuencias de decidir seguir a Jesucristo o de decidir no seguirlo.
. Invite a cada clase a hacer una representación dramática en la que pudieran usar su albedrío para seguir un mandamiento. (Por ejemplo, podrían hacer una representación dramática en la que obedecen a sus padres o comparten un juguete con un amigo). Permita que los otros niños hablen sobre las buenas consecuencias de su decisión.

Más Ideas sobre el Albedrío

· Comente con los niños que está pensando en una palabra y diga algunas pistas para ayudarles a adivinar la palabra. Pídales que levan- ten la mano cuando crean que saben la respuesta. Las pistas pueden incluir lo siguiente: Lo teníamos antes de venir a la tierra. Es un don de nuestro Padre Celestial. Es una parte importante del plan de nuestro Padre Celestial para nosotros. Satanás deseaba quitárnoslo. Lo utilizamos cuando tomamos decisiones. Es un don que nos permite elegir por nosotros mismos. Comienza con la letra A. Luego que los niños hayan adivinado la respuesta, repitan juntos: “El albedrío es el don de elegir por nosotros mismos”.
· Muestre a los niños una vara con la palabra elección escrita en un extremo y la palabra consecuencias escrita en el otro extremo. Explique que una consecuencia es lo que sucede de manera natural debido a una elección que hacemos; por ejemplo, si elegimos un instrumento musical y practicamos, iremos mejorando nuestra habilidad, y si elegimos tocar el fuego nos quemaremos. Levante la vara y muestre a los niños que ada vez que levanta la vara, obtenemos ambas: la elección y la consecuencia de esa elección. Pida a un niño mayor que lea 2 Nefi 2:27. Invite a los otros niños a que escuchen cuáles son las consecuencias de tomar decisiones correctas (libertad y vida eterna) y cuáles son las consecuencias de tomar malas decisiones (cautividad y miseria). Dibuje un gráfico simple en la pizarra como se demuestra aquí.
Ayude a los niños para que entiendan que el tomar buenas decisiones nos lleva a la libertad y a la felicidad, pero el tomar malas decisiones nos lleva a la cautividad y a la infelicidad. Invite a dos niños a pasar al frente del salón y permita que cada niño(a) sostenga un extremo de la vara. Pida al que sostiene el extremo “elección” que de un ejemplo de una buen a elección (por ejemplo, hablar con amabilidad a otras personas). Pida al otro niño que comparta las posibles consecuencias de esa elección (por ejemplo, una amistad perdurable). Repita la actividad con otros niños.
· Durante las dos primeras semanas del mes, enseñe algunos relatos de las Escrituras que demuestren cómo el tomar decisiones correctas conduce a la libertad y a la felicidad y cómo el tomar malas decisiones conduce al cautiverio y a la miseria. Algunos relatos de las Escrituras que podría utilizar incluyen al Salvador y a Satanás (véase Moisés 4:1–4); Nefi, Lamán y Lemuel (véase 1 Nefi 2–4, 7, 18); Sadrac, Mesac y Abed-nego (véase Daniel 3); o Alma y el rey Noé (véase Mosíah 17–19). Luego de contarles un re- lato, invite a dos niños a que sostengan un extremo de la vara “elección y consecuencias”. Pida a un niño que explique las elecciones que hicieron las personas en el relato y al otro niño que explique las consecuencias de esas elecciones.
· Coloque una lámina de Jesucristo en la pizarra. Dibuje algunos escalones en dirección a la lámina. En un papel, dibuje una figura humana con líneas o trazos sencillos y colóquelo en la base de los escalones. Cuente un relato corto sobre las elecciones que un niño podría hacer durante un día. Por cada elección, pida a los niños que muestren si fue una buena decisión o una mala decisión; poniéndose de pie si fue buena y sentándose si fue mala. Por ejemplo: “Juanita le quitó un juguete a su hermanito y él empezó a llorar. Cuando la mamá le preguntó a Juanita por qué lloraba el hermanito, ella dijo que no sabía”. Por cada buena decisión, mueva la figura de la persona un escalón hacia Jesús. Continúe la historia con otras decisiones hasta que la figura llegue al Salvador. Analice cómo las buenas decisiones nos traen felicidad y nos ayudan a acercarnos al Señor.
· Analice brevemente los siguientes conceptos y luego cante con los niños las canciones correspondientes : Antes de venir a la tierra viví en los cielos (“Viví en los cielos” [CN, pág. 148]). Escogí venir a la tierra y recibir un cuerpo (“Soy un hijo de Dios” [CN, págs. 2–3]; “El Señor me dio un templo” [CN, pág. 73]). Seré bautizado y recibiré el don del Espíritu Santo (“Cuando me bautice” [CN, pág. 53]; “El Espíritu Santo” [CN, pág. 56]). Puedo prepararme para ir al templo (“Me encanta ver el templo” [CN, pág. 99]; “Las familias pueden ser eternas” [CN, pág. 98]). Yo resucitaré (“Mandó a Su Hijo” [CN, págs. 20–21]).
· Muestre a los niños un recipiente con crayones o lápices de cera de varios colores. Muéstreles otro recipiente con un sólo crayón. Pregunte a los niños: “Si fueran a colorear un dibujo, ¿cuál de estos recipientes desearían usar? ¿Por qué?” Explique que el tener una variedad de elecciones es una bendición. Testifique que el Padre Celestial y Jesucristo nos aman y desean que tomemos decisiones correctas.
· Permita que los niños coloreen una copia del dibujo de la página 35 del Manual de guardería, Mirad a vuestros pequeñitos, o invíteles a que hagan dibujos parecidos con las mismas frases. Analice quién creó lo que se presenta en las ilustraciones y por qué fueron creadas. Enseñe a los niños que el Padre Celestial espera que nosotros cuidemos este mundo que Su Hijo creó para nosotros. Pida a los niños que compartan las elecciones que pueden hacer para cuidar de la tierra y las creaciones que en ella hay. Invite a los niños a que lleven las ilustraciones a casa y que le pidan a sus padres que lo conviertan en un librito.
· Prepare dos tiras de papel, una que diga “Tengo albedrío” y otra que diga “Soy responsable de mis decisiones”. Divida a los niños en dos grupos y pida a dos niños que pasen al frente del salón. Pida a uno de ellos que sostenga en alto la primera tira de papel y pida a uno de los grupos que se ponga de pie y diga: “Tengo albedrío”. Pida al otro niño que sostenga en alto la segunda tira de papel y pida al otro grupo que se ponga de pie y diga “Soy responsable de mis decisiones”. Repita la actividad varias veces y permita que cada grupo diga cada frase.
· Pregunte a los niños cuál sería la consecuencia si decidieran, tocar una cocina [estufa] caliente, asistir a la Iglesia, ser amables con los demás o no comer. Explique que nuestro Padre Celestial nos ama y desea que tomemos buenas decisiones y recibamos las bendiciones de dichas decisiones.
· Escriba en tiras de papel algunas buenas decisiones y algunas malas decisiones que un niño podría tomar y colóquelas en un recipiente. Pida a los niños que formen dos filas: una fila de “decisiones” y una fila de “con- secuencias”. Pida al primer niño de cada fila que camine hacia el frente del salón mientras todos cantan la primera estrofa de “Haz el bien” (Himnos, No 155). Pida al niño de la fila de “decisiones” que saque y lea una decisión. Pida al otro niño que mencione una posible consecuencia de esa decisión. Pida al resto de los niños que señalen con el pulgar hacia arriba si es una buena decisión y con el pulgar hacia abajo si es una mala decisión. Continúe según el tiempo lo permita.
· Idea compartida por IdeasSUD: “Mis queridos hermanos y hermanas, cada día es un día de decisión, y las decisiones que tomamos determinan nuestro destino. Algún día, cada uno de nosotros comparecerá ante el Señor para ser juzgados y tendremos una entrevista personal con Jesucristo. Daremos cuenta de las decisiones que tomamos…” (Elder Russel M. Nelson, “Decisiones para la Eternidad”, Conferencia General Octubre 2013, link en la actividad anterior) A veces debemos tomar tiempo para reflexionar realmente. Generalmente, los días pasan y no consideramos que hemos hecho para honrar el don del albedrío. ¿Pueden imaginar cómo sería encontrarnos con Jesucristo y hablarle sobre lo que hemos hecho? Prepara hojas para los niños con el título “Nuestras decisiones determinan nuestro destino”. Divide cada papel en cuatro secciones tituladas: BUENAS DECISIONES DE AYER, BUENAS DECISIONES DE HOY, BUENAS DECISIONES DE MAÑANA, BUENAS DECISIONES EN DIEZ AÑOS. ¿Qué es una decisión? Piensen en ayer. Haz que los niños dibujen o escriban decisiones buenas que hayan tomado en una parte del papel. ¿Hubo ayer alguna decisión que pudo haber sido mejor? ¿Qué buenas decisiones podrían tomar mañana? ¿Y en diez años? ¿Qué buena decisión podrían tomar hoy? Permite que los niños dibujen y luego compartan su trabajo.
· Idea compartida por IdeasSUD: El Presidente Harold B. Lee dijo: “Además de la vida misma, el libre albedrío es el don más grande que Dios dio a la humanidad.” (Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia, 4) Ya que Nuestro Padre Celestial nos ha dado este regalo tan grande, entre otros, ¿cómo podemos utilizar este don como un regalo hacia Él? Muestra una gran caja envuelta e invita a los niños a sacar situaciones de allí. Haz que piensen cual sería la mejor manera de utilizar su albedrío en esa situación. Algunas situaciones podrían incluir:
Estas en un auto y una canción con una letra inapropiada comienza a sonar en la radio.
Estas en la escuela y algunos niños están diciendo malas palabras.
Tu hermano continúa sacándote los juguetes.
Alguien te pregunta por qué vas a la Iglesia.
Rompiste algo valioso en tu casa, nadie te vio.
Un niño molesta continuamente a uno de tus compañeros en la escuela.
Tienes una actividad deportiva en día domingo.
Si el tiempo lo permite, podrías entregar papel y sobres a los niños para que escriban una buena decisión que tomarán esta semana como un regalo para Nuestro Padre Celestial. ¡Permíteles colorear y agregar un hermoso moño al sobre!
· Idea compartida por IdeasSUD: “Los hombres y las mujeres reciben el albedrío como un don de Dios, pero la libertad y, a su vez, la felicidad eternas provienen de la obediencia a Sus leyes.” (Elder L. Tom Perry, Conferencia General Abril 2013, “La Obediencia a la ley es libertad”)
Cantemos “Escojamos los correcto”. Nuestra libertad de escoger es un don de Nuestro Padre Celestial. Lo que hagamos con nuestras decisiones puede hacernos eternamente felices o infelices.
Dale chicle a los niños. Espera un momento, ¿dije chicle? Permíteme expresarme mejor. Explica MUY CLARAMENTE lo siguiente: Traje chicle para la lección de hoy, pero si el chicle se sale de sus bocas, SE VA A LA BASURA. No vamos a ensuciar todo con chicle porque estamos en la casa del Señor y queremos mostrar respeto. Después del Tiempo para Compartir, todo el chicle se va a la BASURA. Todos los que estén de acuerdo con estas instrucciones, levanten la mano y podremos comenzar.
· Idea compartida por IdeasSUD: Invita a un niño a pasar al frente y hacer un globo con el chicle. Muestra un poster con la cabeza de un niño. En su boca deberá tener pegado un pequeño globo rosa inflado simulando un chicle. En el poster habrá pegados pequeños sobres con escrituras, preguntas o canciones relacionadas con el albedrío y escoger lo correcto. El niño que pase al frente y haga un globo con el chicle, podrá escoger un sobre y cantar, leer o responder, lo que este le indique.
Finaliza repitiendo la cita del Elder Perry. Podemos elegir ser felices al escoger lo correcto. Comparte tu testimonio. Antes de que los niños salgan del salón, deberán tirar su chicle en el cesto que sostendrá una maestra.
· Idea compartida por IdeasSUD: Este es un discurso que DEBEMOS leer esta semana. Es del Elder Wolfgang H. Paul (Conferencia General Abril 2006, “El don del albedrío”)
“Hace algún tiempo, mientras conducía, me detuve en un semáforo en rojo. El automóvil que estaba delante de mí tenía un pequeño cartel adhesivo que decía: “Hago lo que quiero”.
Me pregunto por qué alguien escogería poner algo así en su vehículo. ¿Qué mensaje quería comunicar? Quizás el conductor del auto deseaba expresar públicamente que al hacer lo que él quería había alcanzado una libertad plena. Al meditar sobre ello, me di cuenta de que nuestro mundo sería bastante caótico si todos hicieran lo que quisieran.”
· Idea compartida por IdeasSUD: Prepara algunas escrituras sobre el albedrío para que los niños busquen en grupos y las discutan. Podrían ser historias de las escrituras sobre personas que hayan utilizado su albedrío sabia o imprudentemente. Haz que un niño de cada grupo pase al frente a contarnos sobre la escritura que le tocó.
Entrega a cada niño un dibujo de un auto y permíteles que inventen un sticker que sea mejor que “Hago lo que quiero”. Comparte tu testimonio de que el albedrío es un regalo y debemos tratarlo como tal.
· Desafío Fe en Dios – Una actividad “Aprender y vivir el Evangelio” El Albedrio es la capacidad que tenemos de elegir por nosotros mismos. Es un don precioso que el Padre Celestial nos ha dado. Cuando elegimos seguir el ejemplo de Jesucristo, estamos más cerca de nuestro Padre Celestial. Algunas decisiones que tomamos pueden tener consecuencias eternas, así que tenemos que ser muy cuidadosos con las cosas que hacemos! Canten el himno “Haz el bien” (Himnos, N º. 239). Busque las respuestas a las siguientes preguntas en el himno:
  1. ¿Quién le guiará para hacer la elección correcta?
  2. ¿Quién trata de llegar a tomar la decisión equivocada? 3. ¿Cómo elegir el derecho de hacer que se sienta?
Comparta su testimonio en su próxima noche de hogar sobre qué agencia y la elección de la derecha significan para ti.
· Una lección simple puede ayudar a los niños a entender el principio del albedrío . Escribe varias tareas en pedazos de papel, lo suficientemente grande para ser leído fácilmente. Colóquelas en una caja o un tazón y haga que los niños elijan un trozo de papel con los ojos vendados. Luego que escojan con los ojos abiertos . Pídales que es la forma más segura de conseguir lo que quieren. Señale que si bien pueden conseguir lo que quieren sin mirar, las posibilidades de que la satisfacción es mucho mayor cuando se pueden ver las opciones y saber lo que están eligiendo .
APLICACIÓN: No puede haber albedrio sin la libertad para tomar decisiones. El albedrio, sin embargo, no significa que tenemos opciones ilimitadas . Todos nosotros estamos limitados en cierta medida por nuestras situaciones y circunstancias. No podemos elegir , por ejemplo, de haber nacido en un lugar diferente, o haber nacido como una persona diferente. Del mismo modo , no podemos ser deshonesto y esperan para entrar en el reino de Dios. Esa bendición no viene sino para lo honesto . La verdadera libertad siempre ha presupuesto la responsabilidad. Como la libertad de elegir , también aumenta la responsabilidad necesidad.
· Primaria 2: Dé a los niños papel y lápices de cera (crayones) para que dibujen algunas de las cosas que Jesús quiere que hagan, tales como ir a la iglesia, ayudar a sus padres, consolar a otro niño que se sienta solo o triste o jugar con sus hermanos o hermanas. Escriba en cada papel: ¿Qué quiere Jesús que yo haga?
· Primaria 2: Canten o repitan la letra de “Muestra valor” (Canciones para los niños, pág. 80) o “El valor de Nefi” (Canciones para los niños, pág. 64). La letra de “Muestra valor” se encuentra al final del manual. Después de cantar, recuérdeles a los niños la historia de Miguel. Miguel tuvo que tomar algunas decisiones difíciles.

• ¿Por qué a veces es difícil escoger lo correcto? Diga a los niños que a pesar de que a veces es difícil, si tratamos de hacer lo que es correcto tendremos sentimientos de paz y felicidad.

· Primaria 2: Explique a los niños que este año en la Primaria aprenderán mucho acerca de hacer lo justo. Muestre las láminas 2-4, La vida preterrenal; 2-24, El llamamiento de los pescadores; y 2-39, El Profeta José Smith. Diga a los niños que aprenderán algunas cosas importantes acerca de personas que hicieron lo justo. Dé una breve introducción antes de presentar cada lámina.

• Lámina 2-4. Hicimos lo justo cuando escogimos venir a la tierra (véase lección 4).
• Lámina 2-24. Los Apóstoles de Jesús hicieron lo justo porque escogieron dejar de pescar para seguir al Señor (véase lección 15).
• Lámina 2-39. José Smith hizo lo justo porque oró para saber cuál era la iglesia verdadera (véase lección 20).

· Primaria 2: Para ayudar a los niños a conocerse mejor, escriba los nombres de cada uno de ellos en un trozo de papel y colóquelos en un recipiente. Pida a cada niño que tome uno de los trozos de papel y que dé pistas al resto de la clase acerca de la persona cuyo nombre esté en su papel hasta que el resto adivine quién es. Las pistas pueden ser, por ejemplo: “Esta persona sonríe mucho”, “Esta persona está vestida de azul” o “Esta persona tiene el cabello negro”.
· Primaria 2: Describa algunas decisiones que los niños podrían tomar. Pida a los niños que se pongan de pie si representa una decisión correcta y que se sienten si representa una equivocada. Puede utilizar los siguientes ejemplos u otros:

• Levantarse temprano para llegar a la Iglesia a tiempo.
• Quejarse enojados cuando el desayuno no es el que ustedes querían.
• Ayudar a una hermanita a encontrar el zapato que se le perdió.
• Decir “hola” a un niño nuevo en la clase de la Primaria.
• Golpear los pies muy fuerte contra el piso al entrar en la capilla.
• Pensar en Jesucristo durante la Santa Cena.
• Escuchar en silencio la lección durante la clase de la Primaria.

· Primaria 2: Pida a los niños que formen un puño con la mano, con el dedo pulgar levantado. Dígales que usted describirá algunas decisiones que ellos podrían tomar. Si la decisión que se describe representa algo que Jesús quiere que hagamos, ellos deben indicarlo con el pulgar hacia arriba, pero si describe algo que Satanás quiere que hagamos, deberán indicarlo con el pulgar hacia abajo. Podría utilizar los siguientes ejemplos u otros que usted desee:
•Decides venir a la Primaria.
•Decides cantar en la Primaria cuando la directora de música les pide a todos que canten.
•Decides tener los ojos abiertos durante la oración.
•Decides traer un amiguito a la Primaria.
•Decides cuchichear con tu amiguito durante la repartición de la Santa Cena.
•Decides caminar con reverencia al salón de clase.
•Decides reírte cuando otro niño tropieza y se cae.
•Decides molestar a los otros niños haciendo ruidos.
•Decides ayudar a la maestra a hacer la actividad.
•Decides burlarte de alguien que contestó mal una pregunta.
•Decides escuchar con reverencia mientras la maestra cuenta un relato.

· Primaria 2: Pida a todos los niños que se pongan de pie. Escoja a un niño para que sea el líder y déle una moneda o un botón. Pida al líder que se ponga delante de los niños con la moneda escondida en una de las manos. Deje que el resto de la clase adivine en cuál mano está la moneda. Cuando todos hayan opinado, el líder les mostrará en qué mano está. Los niños que hayan adivinado dan un paso en dirección al líder mientras que los demás permanecen en su lugar. Repita la actividad hasta que uno de los niños llegue hasta donde está el líder.

• ¿Por qué no todos ustedes adivinaron bien todas las veces? (No tenían ninguna información para ayudarles a adivinar correctamente.)
• ¿Creen que adivinar es una buena forma de tomar decisiones?
Ayude a los niños a comprender que no debemos adivinar para tomar nuestras decisiones. Jesús nos enseñó lo que debemos hacer. Si hacemos lo que nuestro Padre Celestial y Jesús quieren que hagamos, siempre escogeremos lo correcto.

· Primaria 2: Dé a los niños papel y lápices de cera e indíqueles que se dibujen a sí mismos haciendo lo que Jesucristo quiere que hagan en la Primaria. Algunos ejemplos de ello son: estar sentados con reverencia, cantar, ayudar al maestro o caminar con reverencia.

· Primaria 2: Ayude a los niños a repetir la letra de “Oye, Oye” usando los movimientos que se indican:
En cualquiera decisión, ¡oye! ¡oye! (Poner la mano atrás de la oreja.)
la voz de la inspiración, siempre oye. (Poner el dedo índice frente a los labios.)
Buen consejo te dará (Menear la cabeza indicando “sí”.)
Y siempre te guiará. (Cruzar los brazos.)
Repita hasta que los niños aprendan la letra de memoria.

· Primaria 3: Invite a cada niño a contar alguna experiencia en la que haya escogido hacer lo justo y que explique cómo se sintió después de haberlo hecho.

· Primaria 3: Pida a cada niño que ilumine una copia del escudo HLJ que se encuentra al comienzo del manual.

· Primaria 3: Pida a los niños que hagan dibujos que representen formas en las que pueden escoger lo justo.

· Primaria 3: Indique a los niños que, por turno, hagan la representación de una tarea diaria que sus padres les hayan asignado y expliquen por qué el realizarla es escoger lo correcto.

Relatos sobre el albedrío

“El albedrío y la responsabilidad” (septiembre de 2012, Liahona)
El élder Shayne M. Bowen, de los Setenta, explica sobre la importancia del albedrío en el plan del Padre Celestial para nosotros.
“Ven y escucha la voz de un profeta: El cruce de caminos” (abril de 2004, Liahona)
El presidente Thomas S. Monson enseña que las elecciones que hagamos sí importan.
“El cruce de caminos” (Liahona, abril de 2004)
El presidente Thomas S. Monson enseña que nuestras decisiones nos llevan a nuestro destino.
“Decide ahora mismo” (Liahona, marzo de 2012)
El presidente Thomas S. Monson comparte una historia acerca de hacer lo justo. Incluye una actividad corta acerca de las elecciones.
“¿Cómo puedo seguir al Salvador?” (Liahona, diciembre de 2011)
El élder Quentin L. Cook, del Quórum de los Doce Apóstoles, comparte algunas ideas sobre este tema.
“¿Cómo puede ayudarme el Evangelio a ser feliz?” (Liahona, marzo de 2011)
El élder David A. Bednar, del Quórum de los Doce Apóstoles, comparte algunas ideas sobre este tema.
“Jehová salva al fiel Daniel” (Liahona, septiembre de 2010)
Relatos del Antiguo Testamento en cuanto a Daniel escogiendo lo justo.
“Mi gran decisión” (Liahona, junio de 2011)
Nicole sabía que al cumplir los ocho años, ella sería responsable de tomar buenas decisiones.
“Los deseos justos” (Liahona, octubre de 2004)
El élder Clate W. Mask, hijo, de los Setenta, enseña que por lo general terminamos haciendo lo que queremos; ¡la clave es querer lo correcto!
“En defensa de la rectitud” (Liahona, octubre de 2006)
El élder Wolfgang H. Paul, de los Setenta, comparte cómo defendió sus creencias aunque los compañeros de clase y los maestros se burlaban de él.
“¿Qué vas a hacer ahora?” (Liahona, octubre de 2006)
Ideas sobre cómo vivir rectamente después del bautismo.

Actividades sobre el albedrío

“El albedrío es el don de elegir por nosotros mismos” (enero de 2012, Liahona)
Incluye un juego para imprimir acerca de cómo elegir el bien.
“Decide ahora mismo” (marzo de 2012, Liahona)
El presidente Thomas S. Monson enseña sobre el albedrío. Incluye varias actividades acerca de tomar decisiones correctas.
“Tiempo para compartir: Siempre haré lo justo” (octubre de 2005, Liahona)
Una lección acerca de cómo se nos ayuda a usar nuestro albedrío para tomar decisiones correctas. Incluye una actividad del laberinto.
“Escoge lo correcto” (Liahona, septiembre de 2010)
Un juego de laberinto que utiliza ilustraciones de decisiones del bien y del mal. Incluye ideas para los padres para enseñar acerca de cómo las buenas decisiones nos harán felices.
“Siempre haré lo justo” (Liahona, octubre de 2005)
Un mensaje acerca de los recursos que pueden ayudarnos a escoger lo justo, así como un laberinto que utiliza ilustraciones de buenas decisiones y malas decisiones que nos llevan a Jesús.

Multimedia sobre el albedrío

Para la Fortaleza de la Juventud: El albedrío y la responsabilidad
Póster de mensajes mormones: “Utiliza el tiempo sabiamente” (septiembre de 2012, Liahona)
(Nota: se aconseja a los jóvenes a ser sabios con su tiempo y a tomar buenas decisiones.)
Video: Mensajes mormones: “Libres para…”
Música: “Escojamos lo correcto” (Canciones para los niños, pág. 82)
Música: “Muestra valor” (Canciones para los niños, pág. 80)
Música: “Yo trato de ser como Cristo” (Canciones para los niños, pág. 40)
Música: “Defiende el bien” (Canciones para los niños, pág. 81)
Partitura: “De la mano y desde toda nación” (Liahona, octubre de 2003)
Video: Historias del Libro de Mormón, “Capítulo 30: Alma aconseja a sus hijos”

Sobre Conexión SUD

Cumplir con nuestro llamamiento sin descuidar nuestras otras miles de obligaciones es posible! Soy Rocio, mamá, diseñadora y blogger SUD. Bienvenidos a Conexión SUD!

Esto te interesa

Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres

La libertad de elección: Un principio eterno

“El albedrío se nos ha dado a todos nosotros para que tomemos decisiones importantes que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *