Inicio | Mujeres Jóvenes | Ven, Sigueme | Julio: Las ordenanzas y los convenios | ¿Por qué son importantes las ordenanzas del templo?
Matrimonio en el Templo

¿Por qué son importantes las ordenanzas del templo?

Las ordenanzas del templo conducen a las mayores bendiciones disponibles para los hijos de nuestro Padre Celestial. Estas ordenanzas nos preparan para vivir eternamente con Él y con nuestra familia después de esta vida; nos bendicen con poder espiritual y guía durante la vida terrenal. En el templo también podemos recibir las ordenanzas esenciales a favor de antepasados que murieron sin tener la oportunidad de recibirlas por sí mismos.

  • ¿Cómo han guiado y bendecido su vida las ordenanzas del templo? ¿Cómo la acerca más a nuestro Padre Celestial el participar en esas ordenanzas?
  • ¿Qué experiencias han tenido las jóvenes con las ordenanzas del templo? ¿Cómo pueden ayudarse mutuamente a aprender y obtener un testimonio de las ordenanzas del templo?

 

Muestre el video “Los templos son un faro”

(comparta la historia de la familia Mou Tham del discurso del presidente Thomas S. Monson: “El Santo Templo: Un faro para el mundo”) y pregunte a las jóvenes por qué piensan que la familia Mou Tham estaba dispuesta a hacer tan grandes sacrificios para ir al templo. ¿Qué sacrificios han hecho o visto hacer a otras personas para asistir al templo y recibir sus bendiciones?

Por qué son importantes las ordenanzas del templo
Diseño Original: http://courtneyaitken.blogspot.com.ar/2013/06/come-follow-me-temple-ordinances.html

Ofrezca a cada joven una copia del discurso del élder Richard G. Scott “La adoración en el templo: Fuente de fortaleza en épocas difíciles”, y pida a la clase que busquen las sugerencias que el élder Scott da acerca de cómo beneficiarse por medio de la asistencia al templo. Invite a las jóvenes a compartir lo que hayan encontrado. ¿Cuál de estas sugerencias piensan que se aplica mejor a ellas mismas como jóvenes? Invítelas a seleccionar una o más que pondrán en práctica la próxima vez que vayan al templo.

Por qué son importantes las ordenanzas del templo
Diseño Original: http://courtneyaitken.blogspot.com.ar/2013/06/come-follow-me-temple-ordinances.html

Completar la experiencia 3 del valor Virtud del Progreso Personal. Prepárate para ser digna de entrar en el templo y de participar en las ordenanzas del templo. Lee Alma, capítulo 5. Haz una lista de las preguntas que hace Alma. Contesta las preguntas tú misma y haz una lista de lo que puedes hacer y de lo que harás para prepararte para ser pura y digna de entrar en el templo y de recibir todas las bendiciones que nuestro Padre Celestial ha prometido a Sus amadas hijas.

experiencia 3 del valor Virtud del Progreso Personal - Prepárate para ser digna de entrar en el templo y de participar en las ordenanzas del templo. Lee Alma, capítulo 5. Haz una lista de las preguntas que hace Alma. Contesta las preguntas tú misma y haz una lista de lo que puedes hacer y de lo que harás para prepararte para ser pura y digna de entrar en el templo y de recibir todas las bendiciones que nuestro Padre Celestial ha prometido a Sus amadas hijas.
Preguntas y referencias Para que las jóvenes se den cuenta mejor del modo en que su vida se verá afectada según la forma en que cumplan los convenios que han hecho con el Señor, hágales pensar en las preguntas que están a continuación. Puede hacer usted misma las tres preguntas y dejar que la clase responda o dividir la clase en tres grupos y entregarle una pregunta a cada uno para que la estudien y hagan sus comentarios al resto de la clase.
Las preguntas se dan con referencias de las Escrituras, citas e ideas para ayudarles a buscar la respuesta.

  1. El no hacer convenios, ¿de qué manera afectará tu vida? (Véase D. y C. 58:30; 132:7.) “Tomemos a dos hombres; podrán ser iguales en lo que a bondad concierne, podrán ser igualmente morales, caritativos, honrados y justos, pero uno se ha bautizado y el otro no. Hay una diferencia muy grande entre ellos, porque uno es hijo de Dios, redimido por haber cumplido Sus leyes, mientras que el otro permanece en las tinieblas” (Joseph F. Smith, Doctrina del evangelio, pág. 93).
  2. ¿De qué modo afecta tu vida el hacer convenios pero no cumplirlos? (Véase D. y C. 1:14–15; 58:29. Refiérase también a las palabras del élder Cannon, citadas anterior- mente en esta lección.) ¿En qué se diferenciaría nuestra vida al no tener las bendiciones que menciona el élder Cannon?
  3. ¿De qué modo afecta tu vida el hacer convenios y mantenerte fiel a ellos? (Véase D. y C. 54:6; Mosíah 5:7, 15.) Dios… por el amor que siente por nosotros, condescendió a hacer convenios con nosotros a fin de que podamos vernos libres de fracasos, sufrimientos y remordimientos, y elevarnos a la plenitud de la gloria que se promete a los que sean fieles y perseveren hasta el fin” (ElRay Christiansen, Ensign, enero de 1973, pág. 51).

Pregunte a las jovencitas si saben cuáles son algunas de las razones que los jóvenes dan para explicar su falta de deseos de casarse en el templo. A continuación, hay una lista de pretextos que los jóvenes han dado como razón; considérelos brevemente, junto con otros que ellas mencionen.

  1. Algunos no ven la importancia de casarse en el templo.

  2. Algunas parejas se casan demasiado jóvenes.

  3. Hay muchos que no quieren usar los gárments.

  4. Hay quienes no son dignos (no son moralmente puros, no obedecen la Palabra de Sabiduría, no pagan el diezmo, etc.).

  5. Algunos dicen que sus padres, familiares o amigos no podrían asistir a la boda si se casaran en el templo. 6. Hay muchos que se casan con personas que no son miembros de la Iglesia.

  6. Otros no están completamente seguros de su amor y, por lo tanto, no saben si quieren casarse por la eternidad.

A continuación, pídales que mencionen las razones por las que muchos jóvenes desean casarse en el templo. Acá damos una lista de algunas de las razones que los jóvenes han ofrecido; considérelas brevemente, junto con otras que ellas mencionen.

  1. Es un mandamiento de Dios.

  2. Nuestro Padre Celestial ha prometido muchas bendiciones a los que se casen en el templo y vivan de acuerdo con los convenios que han hecho allí.

  3. Es la única forma de que un matrimonio y sus hijos estén juntos por la eternidad.

  4. Nos permitirá morar en la presencia de Dios, estando en la gloria más alta del Reino Celestial.

  5. Los padres les han enseñado que deben casarse en el templo y tienen un gran deseo de que lo hagan.

  6. Algunos de sus amigos se han casado en el templo.

  7. La pareja se quiere tanto que desea estar junta para siempre.

  8. Haciéndolo de esa manera, cada uno sabe el valor que el evangelio tiene para su compañero.

  9. Cuando se casan en el templo, los dos pueden estar seguros de la pureza y la castidad del otro.

Lea las siguientes palabras del élder Bruce R. McConkie, quien fue en vida uno de los Doce Apóstoles:

“Hace poco, mi esposa y yo estábamos conversando seriamente sobre las bendiciones que hemos recibido, y considerándolas una por una. Mencionamos una infinidad que hemos tenido a causa de la Iglesia, a causa de nuestra familia, a causa de la gloriosa restauración de la verdad eterna que ha tenido lugar en nuestros días. Entonces llegamos al punto culminante de la conversación con esta pregunta que nos hicimos mutuamente: ‘¿Cuál ha sido la bendición más grande que tú has recibido?’

“Sin vacilar ni un momento, yo dije: ‘Para mí, la bendición más grande que he recibido fue cuando el 13 de octubre de 1937, a las 11:20 de la mañana, tuve el privilegio de arrodillarme en el Templo de Salt Lake, junto al altar del Señor, y recibirte como mi compañera eterna’.

“Ella comentó sonriendo: ‘Bueno, ya aprobaste esa asignatura’.

“Creo que lo más importante que cualquier Santo de los Ultimos Días pueda hacer en este mundo es casarse con la persona apropiada, en el lugar apropiado y por medio de la autoridad apropiada; y que a partir de entonces —una vez que hayan sido sellados de esa manera por el poder y autoridad restaurados por Elías el profeta—, lo más importante que le queda por hacer a un Santo de los Ultimos Días es vivir de tal manera que los términos y las condiciones del convenio que allí hizo sean obligantes y valederas ahora y para siempre” (“Agency or Inspiration?”, New Era, enero de 1975, pág. 38).

Explique a las jóvenes que el poder que une a una mujer y un hombre para la eternidad es el sacerdocio. Cuando un hombre y una mujer se casan en el templo, hacen un convenio, o promesa, a su Padre Celestial, por el poder del sacerdocio, de que llevarán una vida correcta y obedecerán Sus mandamientos; a Su vez, nuestro Padre Celestial hace pacto con ellos de que, junto con sus hijos, vivirán unidos en familia por toda la eternidad. También les promete muchas otras bendiciones especiales si viven con integridad, obedeciendo Sus mandamientos.

• ¿Por qué lo más importante que cualquier Santo de los Ultimos Días pueda hacer en este mundo es casarse con la persona apropiada, en el lugar apropiado y por medio de la autoridad apropiada?
• ¿Qué importancia tiene el matrimonio?
• ¿Por qué desea nuestro Padre Celestial que Sus hijos se casen en el templo?
• Aparte del sacerdocio, ¿hay algún otro poder que selle a un hombre y una mujer por la eternidad?
• El casarse en el templo ¿de qué manera puede contribuir a que marido y mujer progresen eternamente?
• Si una pareja se casa por la autoridad civil solamente, ¿tiene ese contrato matrimonial vigencia para toda la eternidad? ¿Por qué o por qué no?

Explíqueles que nuestro Padre Celestial manda a Sus hijos que se casen en el templo.

El presidente Spencer W. Kimball dijo esto:

“Sólo por medio del matrimonio celestial se puede hallar el camino recto, el camino angosto. No se puede obtener la vida eterna de ninguna otra manera. El Señor ha sido muy claro y muy directo al referirse al matrimonio” (“Marriage—The Proper Way”, New Era, feb. de 1976, pág. 6).

A fin de continuar a través de la eternidad como marido y mujer, una pareja debe casarse por medio de la autoridad del sacerdocio, en la Casa del Señor, y después vivir de acuerdo con los convenios que hizo allí.

Lean y analicen las dos citas siguientes de Presidentes de la Iglesia:

“Creo que ningún joven Santo de los Ultimos Días que sea digno debe permitir que haya obstáculo alguno que le impida ir a la Casa del Señor para empezar su vida junto con su compañero. Los votos matrimoniales que se hacen en ese lugar santo y los sagrados convenios en que se entra allí por esta vida y por la eternidad son un escudo para defender- los de muchas de las tentaciones del mundo que procuran acabar con el hogar y destruir la felicidad de las personas.

“Las bendiciones y promesas que se reciben cuando se empieza la existencia juntos por esta vida y por la eternidad en un templo del Señor no se pueden obtener de ninguna otra forma, y los jóvenes Santos de los Ultimos Días que son dignos y así lo hacen encuentran que esa asociación eterna bajo el convenio sempiterno se convierte en una base sobre la cual se edifican la paz, la felicidad, la virtud y el amor, así como todas las otras realidades eternas de la vida, tanto para este mundo como para el más allá” (Heber J. Grant, “Presidents of the Church Speak on Temple Marriage”, New Era, junio de 1971, pág. 8).

“Las semillas de un matrimonio feliz se siembran muy temprano en la vida. La felicidad no empieza en el altar, sino durante la juventud y la época del noviazgo. Esas semillas las plantan los jóvenes según la capacidad que tengan de dominar sus arrolladoras pasiones. La castidad debe ser la virtud predominante entre la juventud. En la Iglesia no hay más que una norma, y se aplica por igual a los muchachos como a las jovencitas. Si ellos obedecen esa norma —es decir, si escuchan la inspiración de su corazón y su conciencia— aprenderán que el autodominio durante la juventud y la obediencia a esa norma de moralidad es la fuente de la verdadera virilidad, la corona de la hermosa femineidad, el fundamento de un hogar feliz y un importante factor que contribuye a la fortaleza y la prolongación de la especie.

“El descuido en los años de juventud es como un pagaré que con el tiempo tendrán que pagar; lo pagarán dentro de veinte, treinta, cuarenta años, pero lo pagarán. También el autodominio y la castidad son semillas que en años futuros les pagarán grandes dividendos; y esos años pasan rápidamente, muy rápidamente” (David O. McKay, “The Choice of an Eternal Companion”, Improvement Era, abril de 1965, pág. 285).

requisitos para obtener una recomendacion para el templo_Conexion SUD futura recomendacion para el templo - ConexionSUD

Sobre Conexión SUD

Cumplir con nuestro llamamiento sin descuidar nuestras otras miles de obligaciones es posible! Soy Rocio, mamá, diseñadora y blogger SUD. Bienvenidos a Conexión SUD!

Esto te interesa

Matrimonio en el Templo

El matrimonio: Una relación eterna

“La mejor relación de la vida se halla en el matrimonio, en ese vínculo que tiene importancia perdurable y eterna” Capítulo 16 - Enseñanzas del Presidente Howard W. Hunter

Deja un comentario