Inicio | Primaria | Marzo: El Padre Celestial nos habla a través de Sus profetas
Tiempo para Compartir El Padre Celestial nos habla a traves de Sus profetas_Conexion SUD

Marzo: El Padre Celestial nos habla a través de Sus profetas

Tiempo para Compartir Marzo 2016

“Lo que yo, el Señor, he dicho, yo lo he dicho,… sea por mi propia voz o por la voz de mis siervos, es lo mismo” (D. y C. 1:38).

Este mes los niños aprenderán en cuanto a los Profetas. Un profeta es un hombre que ha sido llamado por Dios para hablar en Su nombre. Los profetas reciben la palabra de Dios por revelación y se les manda a predicar a la gente (véase Amós 3:7; 1 Nefi 22:2; D. y C. 1:38; Guía para el Estudio de las Escrituras, “Profeta”, págs. 170–171). Tenemos la bendición de ser dirigidos por profetas vivientes. Al igual que los profetas de la antigüedad, los profetas de la actualidad testifican de Jesucristo y enseñan Su evangelio. Sus enseñanzas son la mente y la voluntad del Señor.

Un tema ideal para prepararse para la Conferencia General.

Tiempo para Compartir El Padre Celestial nos habla a traves de Sus profetas_Conexion SUD

Semanas 1: Los profetas hablan en nombre del Padre Celestial.

Semanas 2: Los profetas hablan en nombre del Padre Celestial.

Semana 3: Hoy en día nos guía un profeta viviente.

Semana 4: El seguir al profeta nos provee un camino seguro.


También puedes encontrar muchas ideas adicionales en la sección de Profetas.


Tiempo de Música Marzo 2016

Ayudas visuales e ideas para enseñar a los niños de la Primaria SUD la canción "Defiende el Bien"

Sobre Conexión SUD

Cumplir con nuestro llamamiento sin descuidar nuestras otras miles de obligaciones es posible! Soy Rocio, mamá, diseñadora y blogger SUD. Bienvenidos a Conexión SUD!

Esto te interesa

Profeta Thomas S. Monson Seguir al Profeta - El Profeta Viviente

Revelación continua mediante profetas vivientes

Capítulo 7 - Enseñanzas del Presidente Howard W. Hunter “Somos guiados por un profeta viviente de Dios: un profeta que recibe revelación del Señor” Presidente Howard W. Hunter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *