Inicio | Sociedad de Socorro | Clases Dominicales | La enseñanza en el hogar: Una responsabilidad sagrada y gozosa | Devin G. Durrant
madre hijo enseñanza lectura hogar maternidad

La enseñanza en el hogar: Una responsabilidad sagrada y gozosa | Devin G. Durrant

“Suplico la ayuda del cielo en nuestro esfuerzo por enseñar como Cristo en nuestro hogar.” 

Devin G. Durrant

Captar la atención

Llevar un paraguas y una esponja a la clase y mostrar cómo un objeto impide el paso de agua y el otro la absorbe. ¿Cómo se relaciona esa comparación con resistir al pecado? Hagan una lista de cosas que podrían hacer para criar hijos resistentes al pecado.

Invite a los hermanos a describir lo que piensan que es un hogar centrado en Cristo. ¿Qué verían en él? ¿Qué sentirían en él? Pídales que sugieran respuestas a la pregunta: “¿Cómo me puedo preparar para establecer un hogar centrado en Cristo?”.

Un Hogar centrado en Cristo - Conexión SUD

Pregunte a las hermanos cuál creen que es la función de las madres en la edificación del reino de Dios. Invítelas a pensar en sus propias madres y en otras madres que conozcan, y que compartan algunas cualidades que tienen y que a ellas les gustaría emular (para ver ejemplos de cualidades, véase Proverbios 31:10–31).

¿Por qué son importantes los patrones o modelos? ¿Cuál es el modelo que el Padre Celestial nos ha dado para establecer un hogar centrado en Cristo? ¿Qué pueden hacer las hermanas ahora para edificar un hogar y una familia de acuerdo con este modelo? Pregunte a las hermanas qué le dirían a alguien cuya situación familiar no esté de acuerdo con el modelo del Padre Celestial.

La enseñanza en la noche de hogar

Muestre el video “Un programa inspirado del cielo” y pida a los jóvenes que señalen los peligros del mundo de los que pueden ser protegidos y la fortaleza que reciben las personas y las familias que estudian juntas el Evangelio.

El presidente Gordon B. Hinckley aconsejó: “Si tienen alguna duda en cuanto a las virtudes de la noche de hogar, pónganla a prueba. Reúnan a sus hijos a su alrededor, enséñenles, compartan su testimonio con ellos, lean las Escrituras juntos y pasen un buen rato juntos”.

Siempre va a haber oposición para que no hagamos la noche de hogar. A pesar de ello, les invito a buscar una manera de sortear los obstáculos y hacer de la noche de hogar una prioridad donde la diversión sea un ingrediente clave.

Devin G. Durrant

¿Qué aprendemos de la experiencia de Devin G. Durrant con la noche de hogar cuando era niño?. ¿Qué bendiciones ha recibido su familia gracias a la noche de hogar?

¿Cómo pueden mejorar los padres en su labor de ayudar a los hijos a vivir el Evangelio?

Muestre una lámina del presidente Joseph F. Smith y explique que en 1915 él dio inicio a la noche de hogar y prometió “grandes bendiciones” por llevar a cabo la noche de hogar regularmente. Muestre una lámina del presidente Russell M. Nelson y explique que, casi cien años más tarde, nuestro profeta sigue testificando que la noche de hogar fortalecerá a nuestra familia.

La oración es la comunicación reverente con el Padre Celestial.

La enseñanza mediante la oración familiar

De pequeño a veces me irritaba lo que yo consideraba que era una cantidad excesiva de oraciones familiares, y pensaba para mí: “¿Pero no oramos hace unos minutos?”. Ahora que soy padre sé que una familia nunca ora demasiadas veces.

Siempre me ha impresionado la manera en que el Padre Celestial presenta a Jesucristo como Su Hijo Amado. Me encanta orar por mis hijos llamándolos por su nombre mientras oyen cómo le expreso al Padre Celestial lo preciados que son para mí. Parece que no hay una manera mejor de transmitir amor a nuestros hijos que cuando oramos con ellos o les damos una bendición. Se imparten lecciones poderosas y perdurables cuando las familias se unen en humilde oración.

Devin G. Durrant

Según el Pte. Durrant ¿De que manera podemos demostrar amor por nuestros hijos mediante la oración familiar?

¿Por qué cree que la oración familiar brinda bendiciones? ¿Qué bendiciones ha recibido al tener oraciones familiares con regularidad? ¿Qué perdemos si desatendemos la oración familiar?

La enseñanza a demanda

Pida a los hermanos que anoten en la pizarra el mejor consejo que le puedan dar a una pareja que va a tener hijos. Divida la sección de La enseñanza a demanda en partes y entregue a cada hermano una sección para leer. Pídales que añadan a la lista de la pizarra elementos que encuentren en el discurso del presidente Durrant y que analicen lo que pueden hacer a fin de prepararse para enseñar en el hogar.

La enseñanza que brindamos los padres se parece a un médico que está de guardia. Siempre debemos estar listos para enseñar a los hijos porque nunca sabemos cuándo se presentará la ocasión.

Por ser padre, tengo la motivación de estudiar las Escrituras personalmente y de meditar en ellas para ser capaz de reaccionar cuando se me presente una oportunidad de enseñar a mis hijos o nietos. “Algunas de las mejores oportunidades para enseñar comienzan con una pregunta o una inquietud en el corazón de un integrante de la [familia]”. ¿Prestamos atención durante esos momentos?

Me encanta la invitación del apóstol Pablo: “Estad siempre preparados para responder con mansedumbre y reverencia a cada uno que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”.

El élder Douglas L. Callister compartió lo siguiente sobre su padre: “Mientras regresaba a casa del trabajo, mi padre dijo de manera espontánea: ‘Hoy pagué el diezmo. Escribí “gracias” en el cheque. Estoy muy agradecido al Señor por bendecir a nuestra familia’”.

Entonces el élder Callister rindió tributo a su padre y maestro: “Enseñó tanto actos como actitudes de obediencia”.

Me parece sabio que de vez en cuando nos preguntemos: “¿Qué les enseño, o qué les estoy enseñando, a mis hijos a través de mis actos y actitudes de obediencia?”.

Devin G. Durrant

Repase el relato del elder Douglas L. Callister. ¿Cómo podría aplicar ese relato en su vida?

La enseñanza del estudio de las Escrituras en familia

“Los padres no solo han de aferrarse a la palabra del Señor, sino que tienen el mandato divino de enseñarla a sus hijos”.

Russell M. Nelson

Me emocioné profundamente cuando el hermano Brian K. Ashton compartió conmigo que él y su padre leyeron juntos cada página del Libro de Mormón durante su último año de secundaria. El hermano Ashton ama las Escrituras; las tiene escritas en la mente y en el corazón. Su padre plantó esa semilla cuando el hermano Ashton era un adolescente, una semilla que ha crecido hasta convertirse en un árbol arraigado profundamente en la verdad. El hermano Ashton ha hecho eso mismo con sus hijos mayores. Su hijo de ocho años le preguntó hace poco: “Papá, ¿cuándo me toca leer el Libro de Mormón contigo?”.

Devin G. Durrant

La enseñanza mediante el ejemplo

“Tenemos muchas oportunidades para enseñar… a la nueva generación y debemos dedicar nuestras mejores ideas y esfuerzo a sacarles el máximo partido. Sobre todo, debemos continuar alentando y ayudando a los padres a ser, como maestros, mejores y más constantes… en especial mediante el ejemplo”

D. Todd Christofferson

Pida a los hermanos que piensen en “nuestra mejores ideas” que podrían utilizar para alentar a sus familias a participar de la oración y del estudio familiar de las Escrituras. Analicen las bendiciones que reciben las familias al participar en esas actividades.

Sobre Conexión SUD

Cumplir con nuestro llamamiento sin descuidar nuestras otras miles de obligaciones es posible! Soy Rocio, mamá, diseñadora y blogger SUD. Bienvenidos a Conexión SUD!

Esto te interesa

Ven, Sígueme Agosto: El matrimonio y la familia

Ven, Sígueme Agosto: El matrimonio y la familia

Ideas y ayudas visuales para enseñar cada reseña de Ven, Sígueme Agosto: El matrimonio y la familia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.