El Espíritu Santo habla con una voz suave y apacible

En voz muy bajita diga: “Todos los que puedan escucharme, tóquense la nariz con el dedo. Todos los que puedan escuchar mi voz, pónganse la mano en la cabeza”. Continúe de la misma manera, nombrando otras partes del cuerpo hasta que todos los niños estén escuchando su silenciosa voz. Podría terminar pidiéndoles que crucen los … Sigue leyendo El Espíritu Santo habla con una voz suave y apacible