Inicio | Mujeres Jóvenes | Progreso Personal | Elección y Responsabilidad | ¿Cómo recibo el don del Espíritu Santo?

¿Cómo recibo el don del Espíritu Santo?

Después de que somos bautizadas, recibimos la ordenanza de la confirmación. Como parte de esta ordenanza, se nos dice: “Recibe el Espíritu Santo”. Esto significa que el Espíritu Santo puede ser nuestro compañero constante si deseamos e invitamos Su presencia en nuestra vida y guardamos fielmente los mandamientos.

  • ¿Cómo le ha consolado o ayudado personalmente el don del Espíritu Santo? ¿Cuándo se ha sentido cerca del Espíritu? ¿Qué experiencias puede compartir con las jóvenes?
  • ¿Sabe de alguna experiencia que las jovencitas hayan tenido con el don del Espíritu Santo? ¿Entienden lo que deben hacer para ser dignas de la compañía del Espíritu?

Presentar la doctrina

Coloque un pañuelo a modo de venda sobre los ojos de una alumna y hágale dar varias vueltas, de modo que pierda el sentido de orientación y no sepa en qué dirección ha quedado. Después, pídale que señale algo en el cuarto (puede ser la puerta, la pizarra, una compañera, etc.). Es posible que ella diga que no sabe en qué dirección está eso o quizás se equivoque al señalar. Sin quitarle la venda de los ojos, pida a otra de las jovencitas que se ponga de pie junto al objeto y suavemente, sin levantar la voz, le diga a su compañera “Aquí está”. Entonces, vuelva a preguntar a la joven dónde está el objeto mencionado; si ella confía en la voz que ha escuchado, señalará en esa dirección.

• ¿Qué nos indica esta demostración sobre las experiencias que podemos tener con el Espíritu Santo? (Muchas veces no es imposible ver la dirección en que debemos ir, porque las influencias que nos rodean nos ciegan, como si tuviéramos los ojos vendados. Pero buscando la inspiración del Espíritu Santo, nos es posible saber qué dirección tomar. Aunque no nos es posible verlo, podemos en cambio escucharlo o percibirlo cuando El nos guía. Como el Espíritu Santo siempre habla con voz suave, debemos prestar atención para poder oír Su voz de inspiración. Y podemos confiar en que El siempre nos guiará en la dirección correcta.)

Aprender juntas

Muestre una imagen de Lehi y la Liahona (véase Libro de obras de arte del Evangelio, 68) y pida a las jóvenes que compartan lo que sepan de la Liahona. Invite a la mitad de la clase a leer 1 Nefi 16:14–29 e invite a la otra mitad a leer 1 Nefi 18:8–22. Pídales que busquen respuestas a esta pregunta: “¿En qué se parece la Liahona al Espíritu Santo?”. Pídales que compartan sus pensamientos. ¿Qué aprenden las jóvenes acerca de las experiencias de la familia de Lehi que les ayude a recibir el Espíritu Santo? Como parte de este análisis, lean juntas Alma 37:38–46.

Liahona - Nefi rompe el arco - 1 nefi 16 - Guía del Espiritu Santo - Conexión SUD - El Espíritu Santo habla con una voz suave y apacible

Nefi rompe el arco - 1 nefi 16 - Guía del Espiritu Santo - Conexión SUD - El Espíritu Santo habla con una voz suave y apacible

¿Cómo recibieron ustedes el don del Espíritu Santo? (Después de haberse bautizado por inmersión, un poseedor del Sacerdocio de Melquisedec les puso las manos sobre la cabeza, las confirmó como miembros de la Iglesia y les dijo que recibieran el Espíritu Santo.)

Explíqueles que cuando se nos confirma, no se le dice al Espíritu Santo que venga a estar con nosotros, sino que se nos dice a nosotros que lo recibamos. Nefi dijo que el Espíritu Santo “es el don de Dios para todos aquellos que lo buscan diligentemente” (1 Nefi 10:17). El hecho de que recibamos o no Su guía espiritual depende de nosotros.

Como clase, lean los tres últimos párrafos de la sección titulada “El don del Espíritu Santo” del discurso del élder David A. Bednar: “Recibe el Espíritu Santo”. Pida a las jóvenes que resuman la idea principal del élder Bednar. Asigne a cada jovencita que lea una de las siguientes tres secciones del discurso buscando respuestas a preguntas como éstas: ¿Cómo llegamos a ser dignas de tener la compañía del Espíritu Santo? ¿Qué puede impedirnos recibir el Espíritu Santo? Pídales que compartan lo que encontraron y lo que planean hacer para poner en práctica el consejo del élder Bednar.

espiritu-santo-a-bordo-03

Preguntas para el análisis

  • ¿Cómo sentimos las impresiones que vienen del Espíritu Santo? ¿Reciben todas las personas indicaciones e impresiones de la misma manera?
  • ¿Cómo podemos hacernos merecedoras de gozar de la compañía, la guía y la protección del Espíritu Santo todos los días?

Cuente a la clase este relato:

Una experiencia que tuvieron Nefi, Lamán y Lemuel demuestra lo importante que es ser digno de recibir la guía del Espíritu Santo. Lehi vivía con su familia en Jerusalén, durante una época de gran iniquidad, cuando la ciudad estaba a punto de ser destruida por la maldad de sus habitantes. El Señor, queriendo proteger a esa buena familia, le dijo a Lehi que salieran todos de la ciudad. Uno de los hijos, Nefi, era muy bueno; prestaba atención al Espíritu Santo y ayudó a conducir a su familia a la tierra prometida. Pero dos de sus hermanos, Lamán y Lemuel, no eran fieles como él; no creían que el Señor los guiaba y se quejaban de su padre y su hermano. Pensaban que su padre estaba loco al abandonar la cómoda casa y las muchas posesiones que tenían en Jerusalén para ir a viajar por tierras deshabitadas y agrestes. Hasta intentaron matar a su padre y a su hermano Nefi. Tampoco tenían el deseo de hacer la voluntad del Señor; tenían el corazón tan duro e insensible que el Espíritu Santo ya no podía comunicarles nada (véase 1 Nefi 17:7–45).

Pida a una de las jóvenes que lea 1 Nefi 17:45.

Hablen de la razón por la que Lamán y Lemuel no podían escuchar la voz apacible y delicada del Espíritu Santo. Explíqueles que, aunque el Espíritu les había hablado de cuando en cuando, llegaron a un punto en que habían “dejado de sentir” y no podían percibir su inspiración.

• ¿Por qué debemos ser sensibles y prestar atención a lo que sentimos a fin de comprender la inspiración del Espíritu Santo?

Explique a las jovencitas que muchas veces el Espíritu Santo se comunica con nosotros inspirándonos una impresión de paz y tranquilidad, y que otras veces sus advertencias nos llegan por medio de impresiones de desagrado o descontento.

¿De qué manera perdemos la capacidad de percibir la inspiración del Espíritu Santo? (Si no le hacemos caso, si no queremos arrepentirnos o si escuchamos a otras personas más que al Espíritu.)

“Ya sea por medio de una instantánea acción protectora, de una impresión que hayan dejado Sus palabras o de una lectura que nos haga escuchar Su voz, todo ello proviene de Dios y es un don del Espíritu Santo a quien lo haya recibido después del bautismo y tenga la disposición de disfrutar de Su influencia” (S. Dilworth Young, “How the Holy Ghost Can Help You”, New Era, oct. de 1971, pág. 6).

Recuérdeles a las jóvenes que su capacidad de escuchar la voz apacible y delicada del Espíritu Santo depende de su propia fidelidad a los mandamientos del Señor. Si escuchan al Espíritu Santo, la inspiración que reciban de El será su mayor fuente de consuelo y de guía y las acompañará constantemente. Si somos dignos de recibir al Espíritu Santo, no tenemos por qué estar solos nunca.

Vivir lo que se aprende

  • Terminar la experiencia 5 del valor Elección y responsabilidad del Progreso Personal.

Cómo puedo recibir revelación personal - Ven Sígueme Mayo - Conexión SUD - Elección y responsabilidad 5

Cómo puedo recibir revelación personal - Ven Sígueme Mayo - Conexión SUD - Elección y responsabilidad 5

  • Terminar la experiencia 2 del valor Virtud del Progreso Personal.

Virtud 2 - Espiritu Santo - ConexionSUD

Sobre Conexión SUD

Cumplir con nuestro llamamiento sin descuidar nuestras otras miles de obligaciones es posible! Soy Rocio, mamá, diseñadora y blogger SUD. Bienvenidos a Conexión SUD!

Esto te interesa

Expiación de Jesucristo - Conexión SUD

“Esta es la vida eterna”

Objetivo: Instar a los miembros de la clase a ser receptivos a la influencia del …

Deja un comentario